19 de octubre: Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer

El 19 de octubre es el Día Mundial del cáncer de mama, una fecha para visibilizar, concientizar y sensibilizar sobre este problema de salud y recordar la importancia de realizar los controles de detección precoz.



Según datos brindados por el Instituto Nacional del Cáncer, el tumor mamario es el de mayor incidencia en Argentina, representa casi un tercio de los cánceres femeninos. En Córdoba, de acuerdo al Registro Provincial de Tumores, enferman entre 1.200 y 1.500 mujeres por año, y fallecen por esta causa aproximadamente un 30%.


Leila Badrán, a cargo del Programa de detección Precoz del Cáncer de Mama remarcó la importancia de asistir a los centros de salud y realizar los estudios correspondientes a tiempo. “Lo ideal es encontrar el tumor cuando es microscópico con la mamografía, pero si se encuentra más grande, con un buen tratamiento, existe un 90 por ciento de probabilidades de curarse. En las instituciones públicas, ofrecemos atención y acceso al diagnóstico y tratamiento.”


Además, “a través del equipo multidisciplinario que integra la Unidad de Mama se realiza un trabajo articulado, lo que permite acortar tiempos, ya que se logra un diagnóstico y un esquema de tratamiento más rápido y completo”, agregó la especialista.


El equipo de profesionales indica realizar un control anual a todas las mujeres a partir de sus 40 años o antes, si tienen antecedentes de cáncer de mama en su familia.


Si bien existen hábitos que, a largo plazo, pueden reducir el riesgo de cáncer de mama- como realizar actividad física, limitar el consumo de alcohol, una alimentación equilibrada y saludable, evitar el sobre peso y el tabaco- el cáncer de mama es difícil de prevenir en un ciento por ciento, ya que también intervienen factores ambientales, y genéticos, algunos de los cuales se desconocen.


Por ello, es clave realizar los controles médicos correspondientes de acuerdo a la edad y antecedentes, ya que la mejor herramienta para disminuir la mortalidad por cáncer es el diagnóstico precoz, jugando un rol principal la mamografía. Este método que consiste en una radiografía del seno permite detectar la enfermedad cuando aún no ha dado ningún síntoma y por lo tanto no puede ser palpada.


Si bien este tipo de cáncer puede no presentar señales en su etapa temprana, es fundamental prestar atención y hacer una consulta médica ante la aparición de bultos o nódulos palpables, cambios o enrojecimiento en la piel de las mamas, hundimiento, sangrado, secreción u otros cambios en el pezón.


Desde la Sociedad Americana Contra el Cáncer de mama recomiendan efectuarse mamografías cada año a partir de los 40 años de edad hasta los 55 donde el estudio pasa a ser cada dos años.


Las mujeres consideradas con alto riesgo son aquellas con antecedentes familiares; las que han sido sometidas a radiaciones de tórax entre los 10 y 30 años de edad, o quienes han padecido algún tipo de cáncer. Para estas personas se les recomienda realizarse mamografías complementadas con resonancias magnéticas a partir de los 30 años de edad.




Últimas Noticias
Noticias Destacadas