Unidad Ciudadana Bolívar acompaña la lucha de los trabajadores despedidos en la aceitera

Producto de la enorme crisis económica existente en estos momentos en nuestro país, y que según proyecciones recientes pareciera no revertirse a corto plazo debido a las políticas de ajuste que han generado la baja del consumo interno, más la decisión desde la Casa Rosada de continuar con la políticas de aumentos en las tarifas energéticas y de transporte, las Pymes atraviesan un oscuro e incierto panorama en donde la reducción de personal y el cierre de muchas de ellas, son medidas ya inevitables.

Bolívar no está ajeno a esa realidad, la merma en las ventas minoristas se ha hecho sentir, provocando que numerosos comercios de distintos rubros bajen sus persianas desde hace unos meses a la fecha.

Además del sector comercio y monotributista, las industrias radicadas en la ciudad han reducido notablemente su personal por suspensiones o despidos, al punto del cierre de forma definitiva despidiendo, en algunos total de sus empleados.

Esto último ocurrió en la oleaginosa Huanguelén- Bolívar, en donde pese a los reclamos de los trabajadores que ya llevaban unos cuantos meses por atrasos en los salarios, aguinaldo y premios, y luego de días de resistencia puesta por suspensiones, la fábrica tomó la decisión de prescindir de todo su personal de planta, en definitiva, 22 bolivarenses sin trabajo y con futuro incierto.

Referentes de Unidad Ciudadana Bolívar se pusieron en contacto con los trabajadores en la semana y acordaron una reunión y visita a la planta, donde fueron recibidos este último domingo en el Parque Industrial de Bolívar para dialogar y conocer más de cerca la realidad de los damnificados.

“Es realmente triste la realidad que atraviesan los trabajadores en la actualidad, y saber que les toca una parte muy dura a vecinos de nuestra comunidad es aún peor, escuchar e las condiciones de seguridad e higiene en las que deben desempeñarse es realmente indignante”. Así, se refirió Cesar Garcia ante lo expuesto por los trabajadores.

Luego de una recorrida por las instalaciones de la fábrica y dialogar con el sector, Claudio Alesandrelli y Patricia Galaz se pusieron a entera disposición para apoyar toda medida que los trabajadores adoptasen en defensa de su fuente laboral.

Consultado el Ing. Ariel Ferreyra al respecto, “me puse en comunicación el día jueves con el Delegado, el mismo día que se confirmaron los 22 despidos y acordamos la visita y hablar sobre la situación. Me sorprendieron las condiciones de trabajo de la aceitera en el Parque Industrial de Bolívar, industria que desde 2005 está radicada en Bolívar, si bien el problema pasa hoy por los despidos, me preocupa también si el conflicto se resuelve, cómo vuelven los trabajadores a su lugar de trabajo, el cual no está apto, es inseguro, insalubre y está prácticamente abandonado, producto de años de precarización laboral”.

“No podíamos dejar de acompañar a los trabajadores y conocer de cerca la situación, poniendo a toda la organización a disposición, la situación no nos sorprende ya que las políticas de ajuste, precarización laboral y concentración económica han sido moneda corriente desde que Macri gobierna nuestra país, en detrimento de la industria nacional y el cuidado del trabajo genuino. Lamentablemente Bolívar no escapa a la situación”, agregó Ferrreyra.

Últimas Noticias
Noticias Destacadas