Holograma político: las partes y el todo.


En Bolívar no estamos reconstruyendo el proyecto Nacional. Popular y Democrático ya que nunca estuvo. No se puede reconstruir lo que no existió a nivel local. Estamos construyendo en nuestra ciudad, pieza por pieza, y paso a paso, el campo nacional, popular y democrático. Pensamos un proyecto político con todos y todas adentro. U n proyecto de ciudad y país para todos y todas.


El ejercicio de la política es uno de los fenómenos sociales más importantes, el cual atraviesa una multiplicidad de perspectivas en la toma de decisiones en nuestra vida cotidiana; un hecho que nos convoca activamente en los tiempos que corren es la MILITANCIA: ¿Somos parte de un proyecto ya constituido o somos nosotros quienes construimos este proyecto?


Para ahondar en esta incógnita es muy útil recurrir a la definición de PENSAMIENTO HOLOGRAMÁTICO, el cual surge en la necesidad de definir una configuración para la Psicología de lo Complejo, es decir, para analizar la complejidad de los fenómenos sociales. El pensamiento hologramático es uno de los tres principios que conforman la complejidad, junto a otros dos, como lo son, el principio dialógico y el de la recursividad organizacional. Nos permitirá entonces entender la relación de los conceptos de PARTE (en este caso los Militantes) y el TODO (que representa al Proyecto); en el holograma físico, el punto más mínimo de la imagen contiene la casi totalidad del objeto representado, es decir, no solamente la PARTE está en el TODO sino que el TODO está en la PARTE.


Por consiguiente, en el caso de la militancia entendida como un compromiso con una causa (el TODO) que comprende al otro y a la que se adhiere como INDIVIDUO (la PARTE) es inherente decir que cada uno de nosotros, los militantes somos ese punto mínimo de la causa a la que pertenecemos.


El Principio Hologramático está presente en el mundo sociológico complejo, diverso y colectivo; por ende cuando concurrimos a una marcha, por ejemplo, como militantes, sumamos al todo, al proyecto político, pero en cada uno de nosotros está el proyecto representado. Asimismo los militantes como parte de un proyecto político, encontramos dificultades a diario, propias de la diversidad que conlleva el TODO, ya que el espacio en su totalidad está cargado de complejidad en términos de las identidades que lo conforman; las representaciones de las partes son muy diversas y varían en cuanto a espacios geográficos, grupos sociales, aspectos cuantitativos, capacidad económica, ejercicio de poder, entre otros.


Si imaginamos un contexto de reconstrucción o construcción del campo nacional, popular y democrático en una determinada localidad (en el caso de Bolívar se está haciendo desde un punto inicial, sin estructura ni poder, es una construcción desde cero), cada actor social encontrará todo tipo de DIFICULTADES para conformarse como un TODO: limitaciones económicas, de conformación de grupos diversos (por áreas de trabajo), de amplitud en la representación, y otras cuestiones que entorpecerán la motivación y el despliegue de actividades para el ejercicio de la militancia.


Claro está que para VOLVER MEJORES necesitamos construir nuestra militancia con un accionar basado en cuatro principios fundamentales: Organización (una mesa de conducción que permita contemplar frentes como la juventud, género, pensamiento y acción política), Territorio (que es dónde desarrollaremos nuestro trabajo), Información (sus niveles de acceso, jerarquía y fuentes) y por último, Comunicación (donde articularemos y haremos circular la información hacia adentro y hacia afuera de la fuerza política.


Debemos formular y/o reformular las estrategias de comunicación, entendiéndonos como una Cultura Popular capaz de transformar y generar subjetividades que fortalezcan las nociones de Compromiso Político, Soberanía, Independencia y Democracia, que nos permitirán también deconstruir la demonización de la imagen del militante, tan instalada por los medios de comunicación hegemónicos. La formación política de las PARTES con continuos espacios de reflexión y debate político, más la información y las capacidades y formas de comunicar al Pueblo nos harán volver mejores. Las partes y el todo, como siempre, como todo fenómeno social, psicológico y complejo, entrelazados. La Parte está en el Todo y el Todo en la Parte. Los militantes estamos en Cristina y ella está en cada uno de nosotros.

Últimas Noticias
Noticias Destacadas