Alberto y Cristina cenaron en Olivos para dejar atrás los desencuentros






El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner cenaron en la noche de este lunes 4 de julio en la Quinta de Olivos, tras un fin de semana de extrema tensión por la salida del ministro de Economía Martín Guzmán.


La titular del Senado se acercó a la residencia presidencial para mantener un extenso encuentro con el jefe de Estado en medio de un fuerte hermetismo, con el objetivo de analizar la situación actual del Frente de Todos y el camino a seguir tras el último cambio clave en el Gabinete.


No se veían desde el pasado 3 de junio cuando se encontraron en el acto de los 100 años de YPF en Tecnópolis, ocasión en la que Cristina Kirchner le reclamó al Presidente en público que usara la lapicera para ir contra los sectores más concentrados de la economía.

El llamado entre Alberto y Cristina


Habían hablado por teléfono este domingo por casi una hora, en momentos en que se definía que Silvina Batakis iba a ser la reemplazante de Guzmán en el Palacio de Hacienda.


Ese diálogo le abrió la puerta a la cena de este lunes por la noche, ya que habían quedado en juntarse para hablar cara a cara. Durante la jornada había comenzado a circular la posibilidad de concretar el encuentro, aunque no se confirmó hasta que la ex mandataria ya se encontraba en la Quinta de Olivos, a donde llegó desde el Senado.


La relación entre Fernández y Cristina Kirchner venía resentida desde la derrota electoral de 2021 y fue empeorando en los últimos meses por diferencias con el rumbo de la economía y las posturas dispares sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).


La salida de Guzmán -el principal blanco de críticas del kirchnerismo- y la llegada de Batakis despejó el camino para la reunión de esta noche, que podría abrir una nueva etapa en la relación del Presidente y su vice.


Además, la cena se lee como una ofrenda de paz en medio de una interna feroz que ya lleva meses.

Últimas Noticias
Noticias Destacadas