Buscan prohibir que los futbolistas con causas avanzadas por violencia de género puedan jugar



Un proyecto impulsado por la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) busca que todos los jugadores profesionales que tengan causas avanzadas no puedan jugar en las competiciones oficiales. La iniciativa surge en un contexto en el que, durante las últimas semanas, varias causas vinculadas con la violencia de género cobraron relevancia en el ámbito deportivo. El caso más exponente, pero no el único, es el de Sebastián Villa.


El presidente de la APDH, Guillermo Torremare, aseguró que la norma debe incluir lo que, en términos judiciales, se denomina "semiplena prueba o indicios vehementes" de ser autor del delito. Para él, los clubes no deben operar como “sentenciantes” de los jugadores, pero sí deben actuar con responsabilidad social y “dar mensajes claros”.


En este sentido, aclaró que el objetivo es que las entidades deportivas asuman su responsabilidad institucional y “exijan ejemplar comportamiento a los jugadores”. En este sentido, para Torremare no se trata de “personas comunes”, sino ídolos de multitudes, “muchas veces generadores de conductas por imitación".


Si el proyecto se lleva a cabo, muchos jugadores no podrían participar de los partidos hasta tanto la causa llegue a su final. Esto implicaría la ausencia de muchos jugadores. Según la Coordinadora Sin Frontera del Fútbol Feminista, desde 2015 se registraron al menos 28 denuncias contra diferetnes profesionales por violencia de género.


De Sebastián Villa a Centurión, Carbonero y Salvio


El caso más resonante de los últimos días es el del delantero de Boca Juniors, Sebastián Villa. El colombiano será juzgado el próximo septiembre en el marco de la causa que le inició su expareja por las supuestas lesiones y amenazas padecidas en abril del 2020 en la casa que compartían en la localidad bonaerense de Canning.


Se trata de la primera de las dos causas que tiene por violencia de género, ya que la otra fue iniciada por una joven con la que mantenía una relación, quien lo denunció el mes pasado ante una fiscal y aún no fue indagado por la Justicia de Lomas de Zamora.


Otros dos jugadores de Boca en situaciones similares son Eduardo Salvio, denunciado por su expareja y madre de sus hijos por lesiones en contexto de violencia de género; Cristian Pavón, denunciado por un presunto caso de abuso sexual ocurrido en noviembre de 2019.


El exRacing, actual San Lorenzo, Ricardo Centurión también tiene y tuvo denuncias por violencia de género y abuso en su contra. La principal fue iniciada por su expareja Melisa Tozzi en 2017 por reiterados golpes.


A esta causa se le sumó en otra por abuso sexual por la que fue imputado junto Thiago Almada, Miguel Brizuela y Juan Martín Lucero. Si bien habían quedado relacionados a la escena del hecho, luego todos fueron desvinculados de la causa, menos el extécnico Juan José Acuña, el principal acusado.


Por enumerar otros dos casos actuales, se destacan las complicadas situaciones judiciales que atraviesan, por un lado, Diego García, actual jugador de Patronato, que también tiene un juicio pendiente por “abuso sexual con acceso carnal” por una denuncia de 2021; y Johan Carbonero, un exGimnasia, que irá a juicio oral por acoso y tentativa de abuso sexual.

*Si vos o alguien que conocés sufre violencia de género podés llamar al 144 las 24 horas del día, los 365 días del año, para recibir asistencia y contención; en caso de emergencia al 911.

Últimas Noticias
Noticias Destacadas