Cuando la salud pública no es prioridad

El fallecimiento de una vecina de Chillar sobre una ambulancia que no llegó a Azul por desperfectos mecánicos, movilizó a los vecinos indignados por la pérdida de una vida que se podría haber salvado y que puso en evidencia fallas estructurales en el sistema de salud municipal.




Por: Miguel Di Spalatro

El alcalde de Azul, Hernán Bertellys, terminó mal el 2021 y comenzó peor el nuevo año. Las elecciones le dejaron un gusto amargo, al triunfar la lista opositora en las internas y cambiar el mapa político tras las generales de noviembre perdiendo Cambiemos la presidencia y la mayoría en el deliberativo local.


Cuando aún no se recuperaba del golpe electoral, el fallecimiento de una vecina de Chillar sobre una ambulancia que no llegó a Azul por desperfectos mecánicos, movilizó a los vecinos, indignados por la pérdida de una vida que se podría haber salvado y que puso en evidencia fallas estructurales en el sistema de salud municipal.

El partido de Azul está integrado por las localidades de Chillar, Cacharí y 16 de Julio, siendo cabecera la ciudad de Azul. En Cacharí, Chillar y Azul hay hospitales que dependen del municipio.


Chillar es una comunidad rural de poco más de 3.000 habitantes y por la Ruta 3, aquel miércoles 26 de enero, la ambulancia debió llegar al Hospital Municipal “Dr. Ángel Pintos” de Azul, en menos de 50 minutos. Pero a mitad de camino se rompió y los familiares llegaron al hospital antes que la paciente que falleció mientras el vehículo sanitario esperaba auxilio.


El enojo de las y los chillarenses no se hizo esperar. La primera movilización fue el lunes 31 de enero y desde ese momento todo el pueblo se encolumnó pidiendo que Bertellys solucione los problemas o renuncie.


En las marchas se denunció la falta de médicos estables de guardias, de insumos, de ambulancias y de enfermeros en el Hospital “Horacio Ferro”. La concejal del Frente de Todos, Laura Aloisi, agrega, además que "otro síntoma negativo es la sucesión de directores que ha tenido en un lapso corto de tiempo. Queda al descubierto la situación política y de gestión, que es grave", aclarando que "si el hospital aún se sostiene, es por el compromiso que tiene el personal".


Desde el gobierno de la provincia llegó la solución a parte del problema al facilitarse una ambulancia que estaba fuera de uso en el Hospital Materno Infantil de Azul.


Según publicó en su cuenta de Facebook el concejal de Cambiemos, Alejandro Vieyra, hay contacto permanente con el gabinete de Axel Kicillof: “Se pusieron a disposición para encontrar una solución, especialmente con la asistencia de una ambulancia, hasta que lleguen las que el Municipio va a adquirir. Aprovecho para agradecer al ministro Martín Insaurralde, al ministro Nicolás Kreplak y a la vicegobernadora Verónica Magario su preocupación y ocupación hacia nuestras solicitudes”, se sinceró el edil que hasta el año pasado fue jefe de gabinete de Bertellys.


La de Vieyra fue una respuesta a Julio Marini, intendente de Benito Juárez. Marini, había recibió a un vecino de Chillar, Pablo Disalvo, que tras la reunión con el jefe comunal de la ciudad vecina publicó: “Le comenté nuestra problemática (a Marini) y le solicité si nos puede hacer un contacto con el Ministerio de Salud de la Provincia. Enseguida agarro su celular y llamo al ministro Kreplak adelante mío. Quedaron que el jefe de gabinete Salvador se va a poner en comunicación para tratar el tema. Parece mentira que un intendente de otro partido nos tenga que dar una mano porque nuestros políticos bien gracias”.


Para tratar de calmar a los alterados chillarenses, Bertellys nombró un auditor para el Hospital "Horacio Ferro" de Chillar. Designó para ese cargo al médico y concejal radical Juan Eduardo Sáenz.


Sáenz, que se desempeñará ad honorem, tendrá la misión de “reforzar el vínculo entre los vecinos y vecinas de Chillar y la comunidad hospitalaria".


Además, como integrante del proceso de atención de la salud, “podrá examinar cuestiones administrativas, revisar prácticas o resultados, y sugerir modificaciones que crea convenientes y necesarias para el mejor funcionamiento del centro médico", se destacó desde la Comuna.


Sin embargo, declaraciones de Sáenz a LU10 Radio Azul, predispusieron mal a la comunidad en la que tiene que “reforzar vínculos”. El flamante auditor sostuvo: “Que se rompa una ambulancia y un equipo de rayos es algo común", mostrando una clara falta de empatía ante la tragedia ocurrida días atrás.


Sus palabras cayeron mal también en el Comité de la UCR local que a través de un comunicado desconoció a Sáenz como parte de esa fuerza política: “El Dr. Juan Sáenz, quien es afiliado radical, posee un unibloque al que llamó UCR por su filiación. Sus declaraciones no son compartidas por este comité y menos representan a la UCR", dijeron sus correligionarios.


La Dra. Pilar Álvarez, quien conforma la bancada de UCR Evolución, dijo que la sensación de los vecinos de Chillar "es de impotencia; una localidad solidaria, con ganas de ayudar pero que sienten que no los escuchan".


Y marcó la diferencia con Sáenz: “Que se rompa una ambulancia o un equipo de rayos es común, pero no es normal que los tiempos de reparación sean eternos. Que fallezca un paciente en un traslado es un hecho desgraciado, pero más aún si esto es la crónica de una muerte anunciada”., acusó.


Este lunes el auditor llegó a Chillar acompañado por el secretario y la subsecretaria de Salud, Martín Maraschio y Betina Aguilar, y se reunió con el médico Daniel Machado, del Hospital Municipal de Chillar "Horacio Ferro".


Días antes, el intendente Bertellys se reunió con un pequeño grupo de vecinos “a puertas cerradas”. En ese encuentro se acordaron 11 puntos que si la gestión municipal de Cambiemos cumple devolverá a Chillar la tranquilidad que siempre supo tener. Lo que ya no podrá seguir haciendo la gestión Bertellys es continuar aplicando las enseñanzas que le dejaron los gobiernos de Macri y Vidal de que “la salud pública no es una prioridad”.

Últimas Noticias
Noticias Destacadas