Día Mundial del Ambiente: con la gente adentro


Por Tamara Basteiro, Consejera Directiva de ACUMAR


El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Ambiente y es un buen día para repensar nuestro vínculo con todo aquello que nos rodea, sobre todo en este contexto de pandemia donde necesitamos construir una realidad diferente. Todas las estadísticas ambientales nos indican que si no logramos cambiar muchos de los -malos- hábitos y formas de producción y consumo que hoy tenemos, nos espera un futuro mucho más sombrío.


Para que esos cambios ocurran, es importante fomentar un cambio cultural que acompañe el diseño de políticas públicas integrales, donde la perspectiva ambiental sea incorporada de forma transversal.


Desde la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) trabajamos incansablemente para restablecer el trabajo en red que se venía haciendo hasta diciembre de 2015 para el cumplimiento del fallo Mendoza. Luego de cuatro años de macrismo, donde el organismo se retiró de sus grandes responsabilidades, desprogramando la política pública estructural, dejando al azar y la buena voluntad de las y los intendentes cualquier acción que pudiera traer una mejora en términos ambientales y sociales en la Cuenca, nos toca recuperar el tiempo perdido. Por ello estamos trabajando conjuntamente con las jurisdicciones y con otras carteras de gobierno para que los objetivos del Plan Integral de Saneamiento Ambiental sean un hecho.


Se han retomado obras que habían sido abandonadas como el Sistema Riachuelo, el Polo Curtidor en Lanús, el Mercado de Hacienda en Cañuelas, la puesta en valor del Camino de Sirga. También, por ejemplo, a través del programa de limpieza de márgenes se han recuperado como sitios de esparcimiento y recreación espacios públicos abandonados y contaminados, asimismo se ha puesto nuevamente en marcha la construcción de viviendas para relocalizar a familias que viven en situación de riesgo ambiental, entre otras acciones que habían sido paralizadas.


Para que el saneamiento de la Cuenca deje de verse como algo lejano, es necesario involucrar a la población que la habita, la comunidad educativa, las instituciones, las empresas, pymes y cooperativas ya que no existe saneamiento posible sin que la comunidad se involucre. En este sentido y con la llegada de Martín Sabbatella al organismo se vienen desarrollando una serie de programas educativos, culturales, que ponen en valor el patrimonio natural e histórico de la Cuenca y cuyo objetivo principal es que podamos conocer, aprender y revalorizar nuestro Río y sus arroyos. Nadie cuida lo que no conoce, por lo tanto visibilizar las acciones e involucrar a quienes habitamos el territorio, es garantía de futuro.


El día del ambiente no debe ser una efeméride más. Estamos viviendo las consecuencias del desigual modelo de consumo y despilfarro y de nuestra propia desconexión con la naturaleza. Es necesario que tomemos conciencia de los cambios urgentes que tenemos por delante.


Cuando comenzó la pandemia circulaban noticias respecto de “las mejoras” que mostraban algunos indicadores ambientales a nivel mundial. En las noticias se veían animales que aparecían en lugares impensados, hermosos paisajes naturales desolados, sin el “humo” que provocan las fábricas o los automóviles en ciudades hiper industrializadas, y muchos periodistas se mostraron felices, analizando “lo ambiental” de manera liviana y sin la complejidad que amerita el tema.


Lo cierto es que quienes trabajamos en ACUMAR y quienes habitamos la Cuenca sabemos perfectamente que para que el saneamiento integral sea posible, se deben tener en cuenta todas las aristas que involucran a “lo ambiental”. No podemos medir los avances sólo en relación a indicadores técnicos porque el saneamiento integral y real de nuestra Cuenca es, con la gente adentro. Por ello trabajamos y lo seguiremos haciendo.


Últimas Noticias
Noticias Destacadas