Después de 30 años: Argentina tiene nueva Ley de VIH, Hepatitis Virales, Tuberculosis e Infecciones


Por: Anaclara Herce


Foto: Victoria Gesualdi para Télam

La Cámara del Senado aprobó este jueves, con sesenta votos a favor y uno en contra, la nueva ley de VIH, luego de 30 años.


El proyecto de ley nacional propone dar una respuesta integral a una demanda histórica. Modifica el enfoque biomédico de la vieja Ley Nacional del SIDA y propone un abordaje integral desde la salud colectiva, focalizado en los derechos humanos. Una propuesta impulsada por más de 200 organizaciones e instituciones civiles.


En 1990 se promulgó la Ley Nacional de Sida, pionera en la región, pero, como informa la Fundación Huésped, en los últimos 30 años la pandemia cambió. “Tenemos nuevas herramientas para dar respuesta al VIH. Sabemos más, sabemos que indetectable es igual a intransmisible, existen nuevos tratamientos y nuevas formas de pensar la prevención. Por eso, es necesario actualizar la normativa vigente”, escribieron en su página web.


El proyecto fue presentado, originalmente, por la diputada Carolina Gaillard, del Frente de Todos por la provincia de Entre Ríos. “Gracias a las organizaciones que en todos estos años, nunca bajaron los brazos, a Jorge Rubén Barreto y Fernanda Raverta que presentaron el proyecto con anterioridad”, expresó a través de su cuenta de Twitter. Entre otros puntos, el proyecto presentado por la diputada Carolina Gaillard establece la creación de un Observatorio Nacional sobre Estigma y Discriminación.


El proyecto Respuesta Integral al VIH, Hepatitis Virales, Tuberculosis e Infecciones de Transmisión Sexual indica que: “Se entiende por respuesta integral a la detección e investigación de los agentes causales, el diagnóstico y tratamiento, la prevención, asistencia y rehabilitación de estas patologías y sus derivadas; como así también las medidas tendientes a evitar su propagación, en primer lugar la promoción de la salud y la educación y el acceso a la información, con respeto de las diversidades, eliminando toda divulgación con contenido estigmatizante y/o discriminatorio para la sociedad en su conjunto”.


La nueva ley contempla la incorporación de una mirada que tenga en cuenta especialmente a las personas más expuestas al VIH, garantiza el acceso oportuno y sin interrupciones a las herramientas disponibles de prevención y tratamiento, que deberá ser universal, gratuito, confidencial y voluntario. Elimina algunas barreras para la implementación del autotest. Protege de la discriminación, en todos los ámbitos, incluido el laboral: asegura la privacidad del diagnóstico, favorecer la empleabilidad de las personas con VIH prohibiendo el testeo de hepatitis, tuberculosis e ITS para ingresar a un puesto de trabajo. Eliminar las formas de criminalización a la exposición o transmisión del VIH. Para aquellas personas que estén en situación de vulnerabilidad social establece mecanismos para asegurar el acceso a las pensiones no contributivas, y para quienes viven con VIH y/o ciertas consecuencias de las hepatitis virales la posibilidad de acceder a una jubilación anticipada con 20 años de aportes.


A las 10 y 20 de la noche se aprobó la nueva ley de VIH que garantiza y repara derechos a aquellas personas que transcurrieron desde su diagnóstico años estigma y discriminación. El único senador que votó en contra fue el titular del PRO, Humberto Schiavoni.


Las instituciones y organizaciones civiles, activistas y militantes lograron la sanción en el Senado de la Nación. Una demanda histórica: desde 2013 las organizaciones vienen impulsando esta reforma y ayer la convirtieron en ley.


Foto: Victoria Gesualdi para Télam


Últimas Noticias
Noticias Destacadas