El pilarense que lanzó un satélite en la NASA proyecta a Argentina en la carrera espacial



“Esto es lo que me gusta hacer. Encontré en la ingeniería espacial lo que quiero hacer. Para mi futuro lo veo como un sueño cumplido, pero no como un clímax. Lo veo como un comienzo. De acá hay que seguir para adelante.”


Así se presentó Bautista Valero en la charla con medios locales luego de haber lanzado un satélite que quedó entre los 10 mejores de la competencia anual internacional auspiciada por la Administración Nacional de Aeronáutica de Estados Unidos (NASA) con el equipo del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA).


“Fue una experiencia fantástica. Fuimos esperando lo mejor, pero para ser la primera vez presencial, fue muy bueno, nos fue muy bien”, destacó el joven de 20 años, vecino de Villa Morra.


Bautista y su equipo estuvieron 4 días en la Universidad de Virginia Tech acoplando las piezas que debieron desmontar para poder ingresar a Estados Unidos.Ese fue otro de los detalles que aumentó el valor del trabajo de los argentinos.


“Las piezas las hicimos en Argentina. Nuestro diseño tenía que contemplar que debíamos desarmar todo el satélite, ingresar cada pieza a Estados Unidos y armarlo allá”, explicó Valero.


“Otra cosa para destacar de nuestro diseño fue la integración física, de motores, piezas de plástico con el software, que sería el cerebro del satélite. Fue muy avanzado”, aseguró.


“La programación fue muy buena también. Tuvimos que estabilizar una cámara para que apunte siempre al sur. En nuestro caso fue uno de los más destacados y complejos que vimos. Combinamos estabilización aerodinámica con una electrónica, mientras que muchos hacían una sola de las dos”, advirtió.


El día final fue el del vuelo en un campo de lanzamiento de la Universidad con los impulsores que provee la NASA. “La misión es bastante corta. Habrá estado 5 minutos desde que apretamos el botón de lanzamiento hasta que volvió a tocar el suelo. El cohete es muy violente y rápido”, describió Bautista.


Las sensaciones fueron de muchas y combinadas. “Fue como ‘listo, llegamos hasta acá’. Ya hice todo lo que pude y se va un hijo. Trabajamos horas, días enteros detrás de todo esto. Y se te llena el c… de preguntas (risas). Está el aparato súper delicado arriba de una cosa que es muy parecida a una bomba. Es adrenalínico. Por suerte salió todo bien”, expresó,


“No hubo llantos, pero estábamos emocionadísimos. Y nos reímos bastante. Porque si bien nos fue muy bien y salió todo bien, hubo dos detalles que no salieron bien, de las que nos reíamos mucho”, confesó Bautista.

Últimas Noticias
Noticias Destacadas