Femicidios en Argentina: En 2022 mataron a una mujer cada 36 horas



Según datos del Observatorio de las Violencias de Género “Ahora que sí nos ven” desde el 1 de enero al 29 de septiembre de 2022 se relevaron 182 femicidios, 117 femicidios íntimos de mujeres y 65 femicidios vinculados. Hubo además 118 intentos de femicidio.


Durante este año el Observatorio registró que en el 58,7% de los casos el femicida era la pareja o ex pareja de la víctima, y que el 86,8% de los casos fue perpetrado por una persona del círculo íntimo de la víctima, o sea familiares y conocidos.


“Estos datos nos permiten desestimar la falacia de que el agresor es alguien desconocido, por el contrario es de nuestra confianza y es una persona con la que tenemos un vínculo afectivo”, afirman.


Señalan además que 7 femicidas eran policías y 1 militar: “El hecho de que los femicidas integren estas instituciones es un factor de riesgo dado que tienen a su disposición un arma de fuego y una posición de poder por su relación con las fuerzas de seguridad o armadas. Estas instituciones del Estado deben romper en su interior las complicidades machistas e incorporar urgente y transversalmente la perspectiva de género, diversidad y DDHH. Una reforma en las prácticas de las fuerzas es una deuda que aún hoy tiene la democracia con nosotrxs”.


A su vez, en 42 de los 182 casos los femicidas se dieron a la fuga luego del femicidio, 34 se suicidaron, 33 intentaron ocultar su autoría y 5 intentaron suicidarse: “Para el agresor todas estas decisiones son intentos de salir impunes de la situación y para las familias y allegadxs de las víctimas supone el impedimento para conseguir Justicia.


De acuerdo al registro, el 63,7% de los femicidios ocurrió en la vivienda de la víctima, que en muchas ocasiones comparte con el agresor: “Esto refleja que las mujeres estamos más expuestas a la violencia en nuestros hogares, lejos de la creencia de que la calle es un territorio peligroso para nosotras. Imaginario que sirve de argumento para que no habitemos el espacio público, un ámbito históricamente masculinizado. En menor medida, los femicidios ocurrieron en la vía pública (23,1%). En este escenario, es vital pensar y diseñar espacios públicos más igualitarios y feministas, donde también podamos transitar libres de violencias”.


Respecto a la posiblidad de acceso a la Justicia, desde el Observatorio manifiestan su preocupación y alerta por el funcionamiento patriarcal de la Justicia argentina, ya que en el 15% de los femicidios ocurridos este año las víctimas habían realizado una denuncia previa y sólo el 10% tenía una medida de protección judicial: “A pesar de haber acudido a estas instituciones sus femicidios no fueron evitados. Además, cada caso de violencia que no tiene respuesta o protección es un mensaje desalentador y disciplinador para otras personas en situación de violencia de género”.


Además, expresan la necesidad de una urgente reforma judicial transfeminista que permita acceder a mujeres y LGBTI+ feministas a puestos de decisión y poder dentro del Poder Judicial para asegurar una mirada interseccional y así poder contar con una Justicia reparadora, igualitaria, justa y sin violencias. Reiteran a su vez el pedido al Poder Judicial para que se cumpla con la Ley Micaela y se capacite a los funcionarixs en perspectiva de género y diversidad.


En lo que va de 2022 el Observatorio registra 9 transfemicidios y travesticidios, aunque advierten que esta cifra está subrepresentada ya que la fuente de información, que son los medios de comunicación, “no cree noticiable el asesinato de personas del colectivo travesti trans”.


“Resulta necesario que las empresas de comunicación se comprometan con la violencia al colectivo LGBTI+, haciendo públicas situaciones de violencia y denuncias de forma responsable y no sexista. En un país en el que Tehuel, un joven trans que fue a una entrevista de trabajo, sigue desaparecido hace 18 meses, debemos como sociedad tomar conciencia de la complejidad de la violencia y asumir un compromiso para erradicarla. En esta línea continuamos exigiendo la reglamentación de la Ley de Equidad en Medios de Comunicación aprobada hace un año. Para erradicar la violencia machista necesitamos transformar los imaginarios culturales y la participación de mujeres y trans en los medios es clave para eso”, aseguran.


Finalmente, señalan las integrantes del Observatorio la relevancia de todo la información que incluye este registro ya que entienden que los femicidios no ocurren de un día para el otro y son la punta del iceberg de un entramado de violencias y desigualdades de género que generalmente suceden de forma gradual: “Entre estos intentos de femicidio se encuentra el ataque a la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Entendemos que lo que ocurrió está enmarcado en un devenir de actos de violencia política de género sostenidos y reproducidos por los discursos de odio."

Últimas Noticias
Noticias Destacadas