Leo Bilanski: "Las cosas no pasan porque sí, sino que alguien las provoca"

Por Anaclara Herce

Leo Bilanski, presidente de la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC), dialogó con La Portada. Habló sobre el origen de la asociación, organización política que representa los intereses de los empresarios nacionales pymes, y reflexionó sobre la situación actual de la pequeñas y medianas empresas. También se refirió al libro publicado en coautoría entre ENAC y el periodista Mariano Hamilton “Nunca más económico”, una recopilación de distintos testimonios que relatan los efectos de las políticas neoliberales implantadas en la Argentina.



¿Cómo y cuándo se originó la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC)?

-La Asociación de Empresarios Nacionales nace como un movimiento el 2 de noviembre del año 2015 cuando la formula presidencial estaba en elecciones y se iba a un balotaje entre Daniel Scioli y Mauricio Macri. Nosotros como hombres y mujeres de la producción conocíamos perfectamente la trayectoria de Mauricio Macri y sabíamos que el plan que iba a proponer para su gobierno iba a ser destructivo en el entramado productivo nacional y en particular de las pymes, de hecho planteamos 10 puntos que nosotros consideramos que Mauricio Macri iba a cumplir en su mandato: endeudar al país, hacer acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), destruir pymes, bajar salarios y lejos de haberlo cumplido en 4 años lo cumplió solo en el primero. Ahí salimos a hablar a los parques industriales junto a empresarios pymes y trabajadores para dialogar sobre cuál era la mirada que tenían de las elecciones y transmitirles la posición que nosotros teníamos. Se perdió y posteriormente decidimos conformar la asociación, producto de que también notamos una ausencia, un silencio ensordecedor por parte de las cámaras empresariales de esta situación que era un secreto a voces: que Mauricio Macri venía a destruir la economía doméstica para darle mercado a las empresas multinacionales y extranjeras. Entonces necesitamos recrear lo que fue la CGE (Confederación General Económica) de José Ber Gelbard, que representaba los intereses nacionales y como no había la tuvimos que constituir. Así nació nuestra asociación, formalmente el 5 de diciembre del año 2016.


¿Cuál es el estado de situación actual de las pymes?

-Con la gestión de Mauricio Macri se perdieron 25.000 pymes, con la primera pandemia amarilla y con la segunda pandemia por el Covid-19 se perdieron 21.000. Por lo tanto, en términos absolutos, la situación es mala porque por cada pyme que se cierra se pierden 10 puestos de trabajos formales registrados. Estamos hablando que a lo largo de 6 años la población crece y la cantidad de empresas donde hay que ir a trabajar decrece, por eso aumenta el desempleo, la pobreza. Eso en términos globales, no podemos no decir que este gobierno favorece la producción nacional, que sin su ayuda las pymes hubiesen pasado un genocidio el año pasado, puso el paquete más importante de la historia desde el retorno a la democracia de Argentina para ayudar al sector, se llegó a 302.000 pymes, hay 525.000, o sea que llegó a más de la mitad de las pymes de Argentina. La situación es difícil, pero tenemos un gobierno que esta empujando para salir de este berenjenal que es la emergencia sanitaria por el Covid.

Los últimos 6 meses, yendo a lo microscópico, a la industria le ha ido muy bien, se reactivó con mucha fuerza, tiene un nivel de capacidad industrial del 65 por ciento, que es alto, alto para estos años que venimos transitando. Si bien el comercio y los servicios no tienen el mismo nivel de actividad han podido recomponer su normalidad. La segunda ola de la pandemia nos demanda volver a aplicar restricciones que van a volver a hacerle daño a la economía interna y en particular a los trabajadores y a las pequeñas y medianas empresas.


¿De qué se trata el libro “Nunca más económico” publicado por el ENAC?

-El libro que en coautoría con ENAC (Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino) y Mariano Hamilton impulsamos “Nunca más económico” tiene que ver con un proyecto de la organización que tiene dos años de vida, el objetivo es construir un hilo rojo entre distintas situaciones que la Argentina transita recurrentemente como, por ejemplo, el endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional, eso ineludiblemente provoca después situaciones negativas para el desarrollo económico de la Argentina. Por supuesto que hay un paralelismo entre el Nunca más económico y el Nunca Más por los derechos humanos que nuestras organizaciones de la sociedad civil, las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo e Hijos han construido a lo largo de 40 años y creemos que ese es el camino para saldar las situaciones estructurales de la Argentina: Memoria, Verdad y Justicia. Lo primero que hace el libro es entrevistar a distintos actores que han tenido muchas responsabilidades públicas, otros judiciales, otros en el ejecutivo, otros en la academia, en la economía, responsabilidades que les ha tocado experimentar, momentos, medidas y situaciones que la Argentina vive recurrentemente. Hernán Arbizu es un banquero del JP Morgan y te explica cómo los ricos fugan los dólares a través de la banca privada directamente a través de las instituciones y qué mecanismos son los que utilizan para desangrar la economía nacional de dólares. Hay más dólares fuera de la Argentina que los que hay adentro. La visibilización de ese testimonio tiene el objetivo de empezar a pensar y a reflexionar sobre cuales son las herramientas que tenemos que crear para que no se repitan más esas actitudes nefastas, en general de corporaciones, de personas insensibles con la gente que la rodean, pero que son, finalmente, responsables de un daño. Acá hay una reflexión muy importante que nosotros consideramos que son delitos de lesa humanidad económicos. Que un funcionario de la gestión de Mauricio Macri, Luis Caputo, endeude la Argentina por 100 años cuando el nivel de pobreza es del 40 por ciento condena a los hijos de nuestros nietos a estancarse en esa situación de precariedad social. Por lo tanto, el funcionario es corresponsable de esa pauperización de la sociedad. Esos delitos nosotros creemos que se tienen que juzgar porque parece que los funcionarios toman decisiones desacertadas sin responsabilidades y en realidad lo que estamos viendo, lo que vimos y lo que esta comprobado por la Justicia, por la academia es que muchos funcionarios toman decisiones influenciados por poderes económicos y políticos, es decir, por corrupción. Nosotros no podemos hacer la vista gorda de que la pobreza no tiene una red de corrupción de hombres y mujeres que toman esas decisiones. Primero no se tendrían que volver a repetir en el futuro: memoria, verdad porque se tiene que visibilizar y justicia se tiene que juzgar para que los próximos funcionarios siempre, como dice la Constitución, velen por el bien común, por el bienestar general, por el desarrollo de los argentinos y las argentinas. Así están en el libro Elizabeth Gómez Alcorta con su tarea al enjuiciar a los gerentes de Motor Company por los delitos de lesa humanidad cometidos en la dictadura, el ex juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni, el Premio Nobel de la Paz Pérez Esquivel, Estela de Carlotto, Ana Castellani, Alejandro Bercovich, Robi Villarruel un empresario pyme, cada uno tiene un testimonio para aportar para generar esta reflexión colectiva. Ese es el “Nunca más económico” que esta nutrido de información y que también lo hace legible, lo hace armónico, lo hace ameno para que podamos entender con claridad que las cosas no pasan porque sí, sino que alguien las provoca. Pequeñas decisiones que toman funcionarios en oficinas que son desconocidas para la sociedad les cambian la vida a los argentinos. En 1982 cuando Carlos Melconian en el Ministerio de Economía de la dictadura nacionaliza las deudas de las empresas privadas del grupo Socma, Loma Negra y un montón de empresas extranjeras lo que hace es trasladarle el fracaso económico de la dictadura a la sociedad, a la gente que no tuvo nada que ver porque la gobernaba un gobierno de facto, un gobierno que no se votó, por lo tanto se tendría que haber hecho cargo política y económicamente de sus decisiones, sin embargo lo que hicieron fue trasladarle a la sociedad el fracaso, se quedaron con los logros y trasladaron a las argentinas y argentinos a las perdidas económicas, eso es un delito desde la perspectiva de ENAC y del libro. Es un delito que tiene que ser juzgado y condenado, no puede ser que la deuda que tiene que pagar otro la paguen los argentinos, en particular cuando no tenemos una sociedad de abundancia, estamos con un nivel hoy del 45 por ciento de pobreza, es insoportable la pobreza que hay en Argentina, ahora, tiene una génesis y es importante que nosotros y nosotras la conozcamos para que después al momento de elegir y ejercer nuestros derechos ciudadanos, nuestros valores y nuestro voto lo hagamos con conciencia, con conciencia colectiva, con conciencia humana y con conciencia social y no que nos engañe cualquiera que haya hecho un lindo videíto en la televisión.

Últimas Noticias
Noticias Destacadas