Máximo Kirchner: "Creo que Cristina no va a ser candidata"



El diputado nacional Máximo Kirchner arriesgó que la vicepresidenta Cristina Kirchner no será candidata del Frente de Todos en las elecciones presidenciales de 2023 y consideró que “el peronismo no tiene candidatos” para esos comicios, salvo Alberto Fernández que hace tiempo atrás anunció su intención de postularse para ser reelecto en el cargo "si las condiciones están dadas".


“Hoy por hoy no tiene candidatos el peronismo. Alberto dijo que sí. (Sergio) Massa dijo que no, y creo que Cristina tampoco va a ser”, afirmó el dirigente de La Cámpora al ser consultado sobre quién podría postularse para las presidenciales del próximo año.


Cristina “ya ha hecho un gran esfuerzo” y “el desgaste (de esta al frente de un gobierno) es muy grande”. “Cedió en 2019 cuando naturalmente era candidata” y “tomó una decisión (la de elegir como candidato a Alberto Fernández), que a mi entender fue equivocada”, remarcó Máximo Kirchner durante una entrevista con El Destape.


Pero a la hora de hablar de candidaturas, Máximo Kirchner también se refirió a lo que podría ocurrir en la oposición. Descartó la posibilidad de que Mauricio Macri y Patricia Bullrich puedan ser los candidatos de Juntos por el Cambio y vaticinó que “seguro que el candidato es (Horacio Rodríguez) Larreta”.


“Es el que tiene posibilidades reales. Hay que ver si después le da ganas de independizarse un poco de Macri”, indicó.


Sí a las PASO, pero con condiciones:


Máximo Kirchner también se pronunció a favor de la realización de las elecciones primarias, abiertas y obligatorias (PASO) para la definición de candidaturas pero deslizó que el presidente Alberto Fernández tendría que llegar a un acuerdo dentro de la alianza gobernante si pretende ser reelecto.


Para un oficialismo, que su presidente vaya a PASO con otros competidores es, por lo menos, extraño. Macri no fue a PASO en 2019”, interpretó.


Sobre las primarias se preguntó: "Si no hay PASO, ¿cuál sería la otra opción? Desconozco a quién se le va a complicar o no" la realización de esos comicios. "A la oposición no se le va a complicar", opinó.


No obstante, dejó claro que su postura es que haya menos tiempo entre esta elección y los comicios generales: “Entendemos que el plazo entre las PASO y las generales tiene que ser más corto”.


También cuestionó a la CGT por la creación de una línea interna dentro del peronismo para imponer candidatos que representen al movimiento obrero en las listas. "Ya hay nueve o diez diputados de origen sindical. No sé por qué la CGT dice que no tiene diputados", señaló.


La pelea para bajar la inflación:


Por otra parte, el extitular de la bancada del Frente de Todos en Diputados también reconoció que el altísimo índice de inflación es uno de los grandes escollos que enfrentará el oficialismo en los comicios generales. Y al respecto lanzó algunos tiros por elevación al gobierno nacional.


Afirmó que para bajar la suba de precios “hay que tener mucha gestión y mucha autoridad” y, con esas virtudes, “hablar bien con los dueños de las empresas” para “que comprendan que el pueblo y el Estado hicieron un esfuerzo” grande durante la pandemia.


Habría que “explicarles y hacerles entender, que comprendan que el pueblo y el Estado hicieron un gran esfuerzo. Durante la pandemia se les dio el ATP (Asistencia de emergencia al Trabajo y la Producción) para que pagaran la mitad de los salarios a los trabajadores”, subrayó.


“Creo que estamos por debajo de nuestras posibilidades entre la realidad que puede imponernos un mundo complejo y la que podemos tener nosotros”, analizó y consideró que "en un mundo donde estallan los precios, un Estado donde el macrismo destrozó los precios, nosotros que nos quedamos a mitad de camino".

No obstante, elogió varias de las medidas activadas por el gobierno nacional durante estos tres años, como por ejemplo “el empujón que se le da al poder adquisitivo y las obras públicas que se siguen haciendo en las provincias”.


En este sentido, rescató la labor del ministro de Economía, Sergio Massa, “a pesar de las diferencias” que se pueden tener respecto de sus políticas.


Massa está administrando consecuencias –evaluó-. Tiene conocimientos largamente superior de lo que es el Estado argentino. Muchas veces tenemos miradas diferentes sobre la cuestión económica, pero lo que tenemos que tratar de hacer es poner en valor esa cantidad de miradas y sintetizarlas”.


Máximo Kirchner reveló también que durante el acto del 17 de octubre fue invitado a usar chaleco antibalas por cuestiones de seguridad y aseguró que él se negó porque si lo hacía “es porque no estamos funcionando bien como sociedad”. “Dije que no porque no podemos resignar la manera de hacer política en la Argentina”, sentenció.

El dirigente de La Cámpora reconoció que la recomendación la recibió de parte de los organizadores del acto debido a los riesgos que hubiera podido correr tras el atentado contra Cristina Kirchner. A esto se le sumó la evidencia de los planes de atentar contra su vida que, según la causa que investiga ese hecho, habría sido planificada por quienes llevaron a cabo el intento de magnicidio.

"Me dijeron de ponerme un chaleco (antibalas) en el acto pero dije que no, porque no podemos resignar la manera de hacer política en la Argentina. Si tengo que hacerlo es porque este no es el país en el que uno quiere vivir".

En el mismo sentido, remarcó que el hecho de que "uno tuviera que subir con chaleco" significaría que "no estamos funcionando bien como sociedad", y explicó que, en ese sentido, rechazó su uso "por convicciones y no por valiente".

Últimas Noticias
Noticias Destacadas