Mejora de Caminos Rurales: el caso Ramos Otero y la realidad del interior bonaerense

El gobierno de la Provincia de Buenos Aires efectuó el llamado a licitación para la obra de estabilización en los caminos de ingreso a la localidad de Ramos Otero, en el partido de Balcarce. En diálogo con PolíticaYMedios, un vecino de la zona afirmó: “Con esta noticia nos volvemos a sentir bonaerenses”.



Por Miguel Di Spalatro

Este lunes el gobierno de la Provincia de Buenos Aires efectuó el llamado a licitación para la obra de estabilización en los caminos de ingreso a la localidad de Ramos Otero, en el partido de Balcarce. El pueblo tiene 95 habitantes, un vecino de la zona afirmó: “Con esta noticia nos volvemos a sentir bonaerenses”.


La puesta en marcha por parte del gobernador Axel Kicillof del Plan Estratégico de Mejora de Caminos Rurales -que se viene ejecutando desde febrero- está cambiando la vida a quienes viven en lo más profundo del territorio de la provincia.


El caso de Ramos Otero es muy similar al de otras pequeñas localidades que nacieron con el ferrocarril y se niegan a desaparecer. Fue fundado en 1892 en tierras donadas por Don Ignacio Ramos Otero, dueño del campo que cobijaría estación. Alrededor de la parada del tren se fueron estableciendo los colonos que construyeron viviendas bajas en una extensión de cinco manzanas.


Se vivieron años de esplendor cuando los trenes de cargas y de pasajeros se detenían en el andén. En 1990 el servicio de pasajeros que unía Ayacucho con Quequén (en el partido de Necochea) fue suspendido, lo que provocó el abandono absoluto de toda la estructura edilicia de la estación.


Con aquel último tren también se fueron la mayoría de los pobladores en busca de lugares más prósperos. Muchos de ellos a Balcarce, la ciudad cabecera del partido que está ubicada a 54 km. Quienes se quedaron tienen que transitar 13 kilómetros de tierra para alcanzar la ruta Provincial 29. Este camino vecinal es el único que los une con los demás centros urbanos.


La iniciativa busca optimizar la circulación y el transporte de personas y cargas en territorio bonaerense e implicó una inversión de $6.500 millones destinada a “tramos estratégicos y críticos”. Tal es el caso de Ramos Otero, ya que, de las condiciones en que se encuentre su camino de ingreso, depende que una ambulancia pueda acercarse en caso de precisarlo o que los alumnos de la Escuela de Extensión Nro. 4 de ámbito rural puedan asistir a clases. También influye en que la población pueda estar comunicada y no ocurra lo que sucedió en agosto, durante el fin de semana de las PASO. Durante el domingo de las elecciones el agua dejó, como cada vez que llueve, sitiado al pueblo.


En esa semana el Intendente de Balcarce, Esteban Reino, debió suspender el dictado de clases en el jardín de infantes, las dos escuelas primarias y la secundaria debido a que las combis que trasladaban a los estudiantes se quedaban atascadas en medio del barro y el agua.


Para que estas cosas no sigan sucediendo era necesario tomar la decisión estratégica de poner en condiciones a la red vial provincial. Durante muchos años el Estado no se ocupó de atender necesidades básicas del interior bonaerense y no destinó los recursos necesarios para ejecutar obras que verdaderamente le cambiasen la vida a las mujeres y hombres que habitan el campo.


“Estamos abocados a la pandemia, pero también a resolver las deudas pendientes y los problemas estructurales que enfrenta la provincia de Buenos Aires”, afirmó el Gobernador durante el lanzamiento del programa de Caminos Rurales. Esas necesidades quedan claras en este y muchos pueblos.


Al finalizar la segunda etapa del programa en todo el territorio, la Provincia prevé beneficiar a 50 mil bonaerenses que habitan y transitan 102 parajes, incluyendo a docentes y estudiantes de 84 escuelas. Solucionar el problema de los habitantes de Ramos Otero, de los productores y de los vecinos, le significa al gobierno invertir una alta suma de dinero: más de 93 millones de pesos. El pliego de bases y condiciones ya se encuentra publicado en la web de vialidad de la provincia y el 13 de octubre en La Plata se conocerán las ofertas.


“El día en que las motoniveladoras lleguen a Ramos Otero, va a haber fiesta”, se entusiasman sus pobladores. El Plan Estratégico de Mejora de Caminos Rurales, es para el poblador rural mucho más que una obra necesaria. Es la esperanza de ver resurgir a su pueblo.



Fuente : PolÍticayMedios

Últimas Noticias
Noticias Destacadas