Miles de personas renovaron su reclamo de Ni Una Menos frente al Congreso




Miles de manifestantes, organizaciones políticas y movimientos sociales se concentraron en Buenos Aires y en las plazas céntricas de las grandes ciudades del país para exigir un freno a los femicidios y un castigo a los responsables de la violencia de género, en el contexto del séptimo aniversario de la primera marcha Ni Una Menos.


Poco antes del acto, el presidente Alberto Fernández se reunió en la Casa de Gobierno con un grupo de familiares de víctimas de femicidio y ratificó que desde el Poder Ejecutivo "se escuchó la demanda de las calles" y se diseñaron políticas públicas para acompañar a "quienes atraviesan situaciones de violencia de género".


La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner también expresó su "solidaridad" con las mujeres que se movilizaron en todo el país y dijo que "siempre antes de la violencia física hay una violencia simbólica, la de la palabra".


Por su parte, la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, afirmó que se está construyendo "un Estado que garantice vidas libres de violencias", al resaltar la lucha que vienen llevando a cabo diferentes sectores de la sociedad para erradicar los feminicidios y otras violencias de género.


En el contexto del acto, además, la ministra destacó la movilización y dijo que el reclamo "es para que no nos falte ni una mujer más en manos de la violencia machista".


Una nueva marcha


La protesta en Buenos Aires en contra de la violencia machista, que se tiñó de violeta e incluyó bombos e intervenciones musicales y artísticas, se extendió desde el Congreso de la Nación y recorrió Avenida de Mayo hasta la Nueve de Julio.


A su vez, las manifestantes exigieron una reforma judicial feminista, Ley Integral Trans y una efectiva aplicación de la Educación Sexual Integral (ESI) así como de la Ley Micaela, como herramientas para luchar contra la violencia de género.



Los familiares de víctimas de femicidios y mujeres que sufrieron violencia de género también estuvieron presentes para exigir justicia, en un contexto en el que se registra un femicidio cada 34 horas, según datos de la Oficina de la Mujer (OM) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.


En el marco de la movilización, colectivos feministas acordaron en un documento reivindicaciones que van desde una reforma que garantice el acceso a la justicia a las mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis, trans y no binaries y castigue el asesinato de mujeres, y pidieron la aplicación en todo el país de la ley de interrupción voluntaria del embarazo.


El texto tiene 41 puntos de reinvidicaciones, entre las que destaca en primer lugar "¡Basta de Justicia patriarcal!" y se reclama "una reforma judicial feminista que garantice el acceso al sistema de justicia para mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis, trans y no binaries".


Si bien la marcha tuvo su epicentro en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la protesta se replicó en varias ciudades de todo el país, entre ellas La Plata, Rosario, Mar del Plata, Viedma, y en las provincias de Mendoza, Formosa, Corrientes, Jujuy y Tierra del Fuego.

Últimas Noticias
Noticias Destacadas