No más “todxs”: la oposición quiere eliminar el lenguaje inclusivo en la provincia



Como consecuencia de la medida dispuesta por la gestión de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires, legisladores de la oposición ingresaron un proyecto de ley en la Cámara de Diputados bonaerense para prohibir el lenguaje inclusivo en las escuelas de la provincia de Buenos Aires.


Se trata de una iniciativa elaborada en conjunto por el bloque de los libertarios que tiene como diputada a la lomense Constanza Moragues Santos y de Juntos, con la firma del legislador de Zárate y referente de Cristian Ritondo en la Cámara baja, Matías Ranzini.


Al igual que la disposición del gobierno porteño, los diputados bonaerenses de la oposición buscan eliminar aquellas expresiones que contengan la “e”, la “x” o el “@” como “chiques”, “bienvenidxs” o “alumn@s”. Según indica el articulado de Moragues Santos y Ranzini la prohibición del uso del lenguaje inclusivo alcanzaría tanto a escuelas públicas como privadas en todos sus niveles e incluirá tanto lo escrito como lo oral.


Incluso, el proyecto ingresado en la Legislatura bonaerense amplía la disposición porteña a “todas las actuaciones administrativas y judiciales, documentación oficial y publicidad oficial de la Administración Central, Poder Legislativo, Poder Judicial, Reparticiones Autónomas o Autárquicas y empresas públicas de la provincia de Buenos Aires”.

En este sentido, el artículo 1° del proyecto contra el lenguaje inclusivo ingresado en mesa de entradas de la Cámara de Diputados bonaerense por Moragues Santos y Ranzini dispone la utilización del “idioma español conforme las normas que establece la Real Academia Española”.


“Lo dispuesto en el artículo anterior importará la exclusión de toda información de reglas idiomáticas en general, y en particular las tendientes a reemplazar el uso del masculino genérico que, en nuestra lengua española, abarca a todas las personas, pertenezcan o no a dicho género, así como a la inclusión en las palabras de signos o letras que deformen su sentido u ortografía”, aclara el artículo 2°.


Por último, el proyecto que prohíbe el lenguaje inclusivo en territorio bonaerense establece la posibilidad de incluir penas por incumplimientos a la norma. “El funcionario público o agente que incumpla con lo ordenado en la presente ley incurrirá en falta grave y quedará expuesto a las responsabilidades administrativas que pudieran caberle conforme a los previsto en normas vigentes”, advierte el articulado.


Uno de los fundamentos tomados para prohibir el lenguaje inclusivo en las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, fue quela Academia Argentina de Letras recomienda que se “preserve la enseñanza de la lengua en todos los niveles educativos si se desea que los alumnos escriban con cierta fluidez y corrección y, sobre todo, comprendan lo que lean y escriban”. Del mismo modo, la Real Academia Española sostiene que las expresiones inclusivas son ajenas a la “morfología del idioma”.


Hasta el momento, ninguna jurisdicción de la Argentina había regulado el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas. A nivel internacional, Uruguay a través de una circular para todas las escuelas del país, dispuso que las expresiones inclusivas siempre se deben ajustar a las reglas del idioma español y Francia desaconsejó el uso de la llamada escritura inclusiva ya que “constituye un obstáculo para la lectura y la comprensión de la palabra escrita”.

Últimas Noticias
Noticias Destacadas