Radiografía del caso Manuel Mosca: nuevas denuncias, impunidad y protección política

El expresidente de la Cámara de Diputados bonaerense enfrenta cuatro denuncias por abuso sexual y habría otras dos víctimas dispuestas a hablar. Pese a cultivar el ostracismo, nunca perdió influencia en la política local y mantiene conexiones en el oficialismo. Cómo están las causas en su contra, cuáles son las historias de las denunciantes y por qué el pueblo de Bolivar marchó para repudiar a Manuel Mosca.



Hace casi tres años la Legislatura bonaerense se vio sacudida por una serie de denuncias por abuso sexual contra el por entonces presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Mosca. En medio de un clima político enrarecido, las acusaciones contra uno de los máximos referentes parlamentarios de María Eugenia Vidal significaron un cimbronazo para el gobierno bonaerense de Cambiemos.


Recientemente ese escándalo traspasó los sordos muros del Palacio Legislativo de La Plata y se reavivó en localidad bonaerense de Bolívar, de donde es oriundo el dirigente político, pero ya no por las conocidas acusaciones por violencia de género, sino por el hartazgo que generó en la comunidad la impunidad con la que se mueve el exlegislador vidalista.


Mosca en 2019 recibió dos denuncias de identidad reservada realizadas ante la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema, una de las cuales posteriormente fue archivada por la justicia marplatense. Sobre finales de 2021 el caso Mosca se reactivó con la decisión de otras dos víctimas, Marilina Cattaneo y Stella Lautre, de romper el silencio y denunciar al exdiputado. Las presentaciones tramitan en la Unidad Funcional de Investigaciones de Delitos Especiales (UFIE) del Departamento Judicial de Azul, a cargo del doctor José Ignacio Calonje.


Sin embargo, por estas horas hay otras dos mujeres que evalúan acusar formalmente a Mosca por abuso sexual. “En nuestro estudio estamos analizando el caso de otras dos víctimas más, serían seis, y Marilina tiene contacto con otras dos mujeres que no se animan a denunciar por cuestiones económicas y de seguridad”, sostuvo Claudia Gatti, la abogada defensora de Cattaneo. El pedido de las víctimas es que se centralicen todos los expedientes contra el exlegislador.



Caso Manuel Mosca: pueblo chico, infierno grande


El fin de semana pasada una nutrida marcha llegó hasta el edificio municipal de Bolívar para denunciar la persecución, el hostigamiento y la revictimización que sufre Marilina Cattaneo, una de las jóvenes que denunció haber sido sometida a reiterados abusos sexuales durante dos años por parte de Manuel Mosca en las oficinas de la presidencia de la Cámara de Diputados bonaerense, a metros del centro del poder político de la provincia de Buenos Aires. En la movilización había amigos, amigas y familiares de Marilina, movimientos de mujeres y militantes sociales, pero sobretodo familias enteras, desde abuelos y abuelas, hasta niños y niñas. “Basta de mafias”, “Manuel Mosca preso” y “la Justicia es responsable”, rezaban algunas de las consignas echas carteles para la ocasión.


La chispa que encendió el álgido reclamo vecinal en Bolívar fue otro obsceno acto de impunidad. El martes de la semana pasada Mosca se mostró a plena luz del día en las inmediaciones de una de las obras que dirige Marilina como arquitecta, violando una “restricción mutua” de acercamiento. El exdiputado pasó tres veces por la calle con su camioneta haciendo contacto visual con la víctima. Sin embargo, la que terminó presa durante varias horas fue la joven de 29 años por animarse a ir a buscar a quien denunció por abuso sexual. Más tarde, Marilina se filmó con las esposas puestas en sus muñecas en el asiento trasero del patrullero que la llevaba a la comisaría. Las imágenes de inmediato conmovieron a gran parte de la comunidad de Bolívar.



Pese a eso, la impunidad de Mosca no es una situación nueva para Marilina. Desde que la joven denunció al exlegislador comenzó una auténtica pesadilla que incluyó autos merodeando por su domicilio, gente caminando arriba del techo de su casa y hasta presuntas escuchas ilegales. La exempleada de la Legislatura bonaerense fue blanco de una serie de intimidaciones que todavía continúan.


De alguna manera, todos los vecinos y vecinas de Bolívar que marcharon al Municipio el sábado pasado fueron la voz de las víctimas de Mosca y ayudaron a empezar a derribar el cerco de impunidad.


Caso Manuel Mosca: la historia de las víctimas


Luego que se conocieran las primeras denuncias contra Mosca por abuso sexual en mayo de 2019, Marilina no encontró otra forma de escaparse del infierno que estaba viviendo que yéndose del país. Durante un tiempo estuvo en Tailandia y su cuerpo comenzó a hablar. Los ataques de pánico se volvieron frecuentes. Más adelante, ante el creciente deterioro de su salud, sus familiares lograron convencerla de que regresara a Bolívar. En su ciudad natal empeoró y terminó internada. Por estos días, mientras continúa con asistencia profesional, que afronta en completa soledad, terminó demorada por la policía y otra vez sin justicia.



La historia de la segunda víctima de Bolívar que rompió el silencio también es trágica. Stella Lautre denunció que fue abusada sexualmente por Manuel Mosca en 2009 durante la campaña de las elecciones legislativas. Desde hace diez años la mujer se encuentra con tratamiento psiquiátrico y eran tantas las secuelas con las que quedó que nunca les había contado los episodios de violencia de género a sus familiares más cercanos.


Recién en 2019, cuando se conocieron las primeras acusaciones contra Mosca, la víctima se animó a hablar con sus allegados. Tuvieron que pasar otros dos años, para que Stella con el impulso de la presentación judicial de Marilina, pueda denunciar el episodio de violencia sexual de la que fue objeto. Ahora, guarda ser llamada por el doctor Calonje para prestar declaración.



Caso Manuel Mosca: vínculos con el poder y protección política


En la localidad bonaerense diversas fuentes confirmaron a este medio que el exdiputado vidalista sigue totalmente activo en la política local y que tiene conexiones clave en el oficialismo. Por caso, a Mosca y al intendente de Bolívar, Marcos Pisano, lo unen afectos que van más allá de la política. El exdiputado vidalista es el padrino de uno de los hijos del jefe comunal. Evidentemente, en el distrito de la Séptima sección todo queda en familia.



Hay una mezcla de poder político y poder económico. El PRO se deshizo de Mosca cuando aparecieron las denuncias de abuso sexual, los únicos que lo sostienen hoy en día en Bolívar son Pissano y (el senador bonaerense Eduardo “Bali”) Bucca”, apuntó, sin vueltas, la abogada defensora de dos de las víctimas que denunciaron al exlegislador a finales de 2021.


La relación del tridente Mosca, Pisano y Bucca es un secreto a voces en Bolívar. Por caso, también compartieron funcionarios. Uno de ellos es Francisco de la Serna, un bolivarense que acompañó a Bali Bucca desde sus primeras caminatas, luego ocupó cargo clave en la Cámara de Diputados durante la gestión de Mosca y por estas horas es secretario de Innovación y Asuntos Estratégicos de la Municipalidad de Bolívar, a cargo de Pisano.


Casualmente, el sábado pasado el edificio municipal recibió a la marcha contra Mosca con las luces de su fachada apagadas. “Se están tocando otros intereses que no sólo tienen que ver con la política. Nos apagaron las luces del Municipio, no podemos creer que lleguen a tanto”, objetó a este medio una de las personas que participó en la organización. Sin querer, quien haya dado la orden de apagar las luces del Palacio Municipal condensó el oscurantismo que rodeo al caso Mosca durante todo este tiempo. Fue una metáfora perfecta para graficar la impunidad del poder.


En ese contexto, el grupo de autoconvocado que motorizó la masiva protesta contra el exdiputado vidalista por las calles de Bolívar refirió insistentes presiones e intentos de deslegitimar el reclamo. También llamó la atención entre los vecinos que para custodiar la marcha se haya movilizado un camión de Infantería. Evidentemente, Mosca todavía conserva más poder del que se cree, mientras sus víctimas peregrinan reclamando justicia.


Caso Manuel Mosca: riesgo de fuga y el destino de las causas


Por estas horas, el entorno de las víctimas de Bolívar manifiesta temor a que el expresidente de la Cámara baja bonaerense se vaya del país, para evitar rendir cuentas ante la Justicia. Se trata de una maniobra factible, habida cuenta del poderío económico que ostenta Mosca.


Por ese motivo, Gatti ya solicitó en cuatro oportunidades la medida precautoria de imposibilidad de salir del país pero no obtuvo respuesta. “No queremos que Mosca no pueda salir del país, sino que tenga que notificar a la Justicia cada vez que quiera hacerlo y que queden asentados sus destinos. Tenemos elementos suficientes para pensar que se puede escapar del país”, explicó la letrada. De hecho, las denunciantes contaron que el exlegislador hace un tiempo viajó a Brasil durante un buen tiempo, junto a uno de sus hijos.



Por lo pronto, Marilina ya ratificó sus acusaciones por abuso sexual contra Mosca y se aguarda la testimonial de Lautre. De acuerdo a la abogada Gatti, una vez concluida la nueva declaración “el fiscal va a tener elementos suficientes para resolver si convoca a rendir cuentas a Mosca, y eventualmente si avanza en el procesamiento, en medidas restrictivas y en la pericia psiquiátrica que también solicitamos”. Mientras tanto, las denunciantes tienen el temor de que el extitular de la Cámara de Diputados se fugue.


Por cuerda separada de la actividad judicial, otro pedido firme de las víctimas es que el parlamento provincial se haga cargo de la asistencia psiquiátrica y colabore con los gastos médicos, cosa que, aseguran, nunca hizo.



Otras denuncias contra Manuel Mosca


El exdiputado Manuel Mosca enfrenta otro conjunto de denuncias penales, más allá de las que pesan sobre el por las acusaciones de abuso sexual. El exvidalista está apuntado por maniobras ilegales en el reparto de subsidios de la Cámara de Diputados bonaernse, a través de la cual simulaba falsos beneficiarios que apenas se quedaban con el 10% del monto del beneficio.


Pero eso no es todo, Mosca también fue denunciado por un exconcejal de Avellaneda, por “desvío de fondos” con la firme sospecha de que el expresidente de la Cámara baja provincial estaba mencionado en los Panamá Papers y que tenía una cuenta offshore en Suiza con dinero de la política. En este contexto, Mosca sigue agrandando su prontuario, por estas horas con más acusaciones por abusos sexuales.

Últimas Noticias
Noticias Destacadas