Sebastián Villa y el machismo intrínseco en los clubes

Por Anaclara Herce



Sebastián Villa, jugador de Boca Juniors, fue denunciado por su ex pareja en abril de 2020 por violencia de género. El viernes 13 de mayo de este año el futbolista recibió una nueva denuncia por abuso sexual y tentativa de homicidio.


Se especulaba que el jugador no sería titular en el partido Boca Juniors versus Tigre por la Copa de la Liga Profesional. La cúpula del club Xeneize lejos está de comprometerse con los protocolos de abordaje ante situaciones de violencia por motivos de género. Juan Román Riquelme, vicepresidente de Boca, expresó en una entrevista televisiva que “lo que pasa fuera de la cancha es otro tema”, refiriéndose a la segunda denuncia que recibió el jugador.


¿Qué está esperando la dirigencia para tomar cartas en el asunto? El fútbol, en particular, tiene un rol social influyente. ¿Acaso no debería ser obvio que los jugadores que cometieron delitos deben tener una condena pública? ¿Hasta cuándo tenemos que explicar que violar está mal? Que pegarle a una mujer está mal. Son delitos (¿hace falta aclararlo?), pero los jugadores denunciados siguen impunes festejando goles.


Sebastián Villa no es el único jugador denunciado por violencia de género. Tres futbolistas más tienen denuncias por abuso y el apoyo total del club. Eduardo Salvio y el arquero, Agustín Rossi, fueron denunciados por sus ex esposas. Frank Fabra es otro de los jugadores que se suma a la lista. Impunes. Titulares. Con el respaldo de la dirigencia. Festejando un campeonato.


En las comisiones de géneros de los clubes se debate, se discute, se generan alianzas, estrategias, se marca el rumbo a través de protocolos contra la violencia de género. En el 2020 el colectivo Feminismo Xeneize impulsó y presentó un proyecto de Protocolo de Prevención y Acción Institucional contra la violencia de género. El club azul y oro lo aprobó a principios de 2021 pero, pareciera que son otras las prioridades de Boca.


Según el Relevamiento Federal por el Deporte Igualitario que publicó el INADI, de los 26 equipos que conforman la Liga Profesional solo 18 cuentan con un departamento que trate la igualdad y promoción de derechos y 14 de ellos han aprobado formalmente un protocolo de acción ante situaciones de violencia de género.


Natu Maderna, relatora y locutora feminista, dijo en un stream con Leyla Bechara que, lo paradójico, es que las hinchas militantes de Boca Juniors fueron fundamentales para el triunfo de la gestión Ameal-Pergolini-Riquelme. Son ellas quienes les dieron el espacio jerárquico que tienen en el club. ¿No hay ni un poco de voluntad política para que el área de género tenga incidencia en estos casos repetitivos?


Lxs integrantes de Feminismo Xeneize hicieron su descargo por Twitter: “Por eso es que estamos acá, dando nuestra voz, que lejos de ser funcional a quienes solo quieren hacer de Boca una empresa o rating, nos obliga a defender nuestros colores y decir otra vez a los VIOLENTOS: ustedes NO son Boca”, expresaron lxs hinchas.


Queda en evidencia que la permanencia de los jugadores con denuncias por violencia de género en los clubes de fútbol son protegidos por la dirigencia que elige mirar para otro lado. La lucha de las hinchas militantes por la creación y la presentación de protocolos para atender estas situaciones, para que tengan incidencia y se promueva de forma efectiva son formas de dejar de validar a los varones violentos.


Últimas Noticias
Noticias Destacadas